Alpinista, consultor de negocio y tecnología, aficionado a la pintura y, desde hace tres meses, miembro de la familia Impact Hub Zaragoza. Así es Albert Lluís. ¿Quieres conocerlo? Sigue leyendo este texto para descubrir a este profesional.

¿En que consiste su trabajo?

Como siempre ha preferido escalar montañas a escaleras corporativas, actualmente trabaja como freelance en proyectos de consultoría. De esta forma, su línea de negocio principal se centra en la selección de proveedores tecnológicos. “Si tu eres una empresa -ya sea privado o pública- y no tienes los recursos ni el conocimiento interno para poder desarrollar o implantar una solución tecnológica tienes que buscar de un proveedor externo. Yo soy el encargado de ayudar a estas entidades al mejor proveedor”, asegura Lluís.

Los clientes de este profesional suelen ser mayoritariamente empresas medianas privadas que quieren encontrar su “partner ideal”. Por ello, todo su trabajo está destinado a evitar problemas futuros una vez implantada la solución: “A partir de las necesidades y condicionantes del negocio y proyecto, se lleva a cabo un riguroso proceso de selección para determinar al mejor proveedor y la mejor solución. Así, al final de esta búsqueda, el cliente está 100% seguro que el día D podrá empezar a trabajar con un partner de confianza”.

¿Qué te hace especial?

Quince años de experiencia como consultor tecnológico avalan a este profesional. Su bagaje en este ámbito de negocios es muy amplio, ya que ha vendido, diseñado y ejecutado docenas de proyectos en multitud de sectores y empresas locales, nacionales e internacionales. Además, co-fundó una consultora con 29 años junto a otros 2 socios y la hicieron crecer hasta los 50 empleados en menos de 4 años.

“A lo largo de los años he visto innumerables empresas que han tirado decenas de miles de euros en la implantación de soluciones fallidas, algo que podían haber evitado con una inversión tan pequeña como el 3% del presupuesto total”.

En su labor actual, lo que le diferencia de otras empresas que ofrecen los mismos servicios, es que Lluís es independiente del proveedor. Esto significa que establece un proceso de selección objetivo, cuantificable y justo puesto que no recibe ningún tipo de comisión por la elección de una empresa en concreto. “A lo largo de los años he visto innumerables empresas que han tirado decenas de miles de euros en la implantación de soluciones fallidas, algo que podían haber evitado con una inversión tan pequeña como el 3% del presupuesto total”, declara Albert.

¿Por qué elegiste Impact Hub Zaragoza?

Este barcelonés llegó hace dos años a Zaragoza, donde comenzó a desarrollar su actividad profesional como autónomo en su domicilio, pero, tal y como apunta, “trabajar desde casa es muy difícil”. Tras indagar y conocer más sobre los co-workings existentes en la ciudad del cierzo se decantó por Impact Hub Zaragoza porque “fomentaba la relación entre los distintos miembros”.

Lleva tres meses desarrollando su actividad laboral en este centro y califica la experiencia como “muy gratificante”: “El hecho de que haya mucho eventos, facilidad de networking e instalaciones modernas y agradables facilita que tenga ganas de venir a trabajar cada día”. Destaca que este tipo de oficinas promueven la “oxigenación de ideas” y señala que aquí tiene una “inyección de energía positiva” por parte del resto de compañeros, algo que no sucede cuando trabajas desde casa.

El dibujo, de hobby a ¿futuro profesional?

En Impact Hub Zaragoza las ideas crecen hasta convertirse en una realidad sin importar lo pequeñas que sean en un principio. No importa lo distante que pueda estar de tu profesión, en este espacio tu sueño se puede cumplir. Ejemplo de esto es Albert Lluís, quien ha logrado que su afición sea más que eso y tenga una oportunidad para darla a conocer al mundo.

“Aunque no sea mi foco principal de negocio, el dibujo ocupa una parte importante de mi tiempo y estoy preparando la próxima exposición del Hub”, apunta Lluís, un artista que únicamente plasma en el papel imágenes que despiertan en él un sentimiento espacial o le suponen un reto. Por otra parte, esta ocasión sirve no solo para presentar su obra sino también darle un componente tecnológico gracias al proyecto de realidad aumentada de Juan Torrejón, de 7reasons.