Dentro de las formaciones que Araban, en colaboración con Impact Hub Zaragoza, organiza sobre la gestión de empresas, encontramos una titulada ‘Cómo levantar más de 40 millones de euros’. La charla fue impartida por dos profesionales del sector, Alex Dantart y Félix Tena, quienes hablaron de sus propias experiencias para conseguir inversores en varias de las empresas que han fundado, cómo fueron esas conversaciones y negociaciones y la forma en la que consiguieron pasar de un interés general a un cierre de la inversión.

La trayectoria laboral de ambos les avala, pues los dos poseen curriculums plagados de grandes hitos. En esta masterclass no solo hablaron de aquello que hicieron bien, sino que también desvelaron sus errores. Al fin y al cabo, los fallos cometidos sirven para aprender de la misma forma -o incluso más- que los aciertos.

Durante el acto fueron respondiendo a las principales preguntas que surgen en torno al tema que nos concierne.

¿Cuáles deben ser los primeros pasos?

“La gente cree erróneamente que cuando se tiene una buena idea hay que buscar primero el dinero y luego llevarla a cabo. Realmente es todo lo contrario, lo que se debe hacer en conseguir dinero para hacerla realidad y, una vez demostrada su viabilidad, puedes llamar al inversor”, asegura Dantart. Según este agitador de empresas “el 90% de las veces que la gente me ha dicho que necesitaba dinero realmente no le hacia falta”.

“Cuando tienes una buena idea primero debes conseguir dinero para hacerla realidad, y una vez demostrada su viabilidad puedes llamar al inversor”

Por ello, es importante saber si se debe realizar esta operación y, como apunta Tena, conocer “cuándo” se debe llevar a cabo. Y es que “al pedir dinero estás quitándote buena parte de tu negocio y cada ronda efectuada se traduce en una pérdida aún mayor”.

 

¿Cómo generar una relación de confianza con el inversor?

Normalmente el primer contacto que el inversor tiene con tu proyecto es un documento donde se explica en qué consiste tu idea. “Debes llamar la atención con las primeras 6 palabras”, aconsejan estos profesionales, quienes indican que “hay que seleccionar los receptores de tu dossier, tal y como si estuvieras ligando”. Dentro de este archivo se recomienda “explicar el porqué de las cosas, no el para qué”.

Así pues, podrás conseguir que “el inversor acabe enamorado de tu idea”. Él tiene que observar y corroborar que eres capaz de hacer lo que prometes. “Como inversor a mí me gusta que el emprendedor con el que estoy colaborando tenga el mismo riesgo que yo”, declara Dantart. Queda demostrado que la actitud de los inversores dependerá directamente de la de los creadores del proyecto.

 

¿Dónde debo buscar el dinero?

Recomiendan que se diversifique las fuentes de ingresos, es decir, que contemos con la ayuda de entes semipúblicos, subvenciones, inversores y bancos. De esta manera, asegurados en cierta medida la estabilidad de nuestra empresa.