Un Wine Down para recordar

En los últimos días hemos podido ver muchas caras nuevas por Impact Hub Zaragoza. Esto se debe a que la comunidad ha crecido exponencialmente, pues cada vez somos más los que observamos lo increíblemente positivo que resulta formar parte de este espacio.

Wine Down es la oportunidad perfecta para que todos los nuevos miembros del HUB puedan conocerse en un ambiente distendido. Una cita que tiene como fin la búsqueda de la chispa entre las grandes ideas. Y es que cuando se unen diferentes talentos, el resultado de la suma es siempre mayor

¿Cómo funciona?

En esta ocasión, la estrategia de presentación fue distinta a Wine Down anteriores. Los diferentes participantes se agruparon en pequeños grupos donde cada uno comentaba en qué consiste su trabajo. Tras diez minutos cambiaban de grupo. De esta forma, se podía hablar con todas las personas allí presentes y se conocían perfiles con los que colaborar.

Un evento conector

Son muchas las conexiones y sinergías que en esta actividad se pueden crear. Ejemplo de ello, son las que realizó el director de este centro, Félix Tena, en el último Wine Down. En apenas dos horas consiguió plantear nuevos proyectos como la creación de un servicio de gestión de RRSS externalizado o la realización de un proyecto de investigación conjunto. Además, puso en contacto entidades con las que podría existir una relación laboral potencial: un Startup con un investigador con el que tiene sentido colaborar; un proyecto con un cliente que pedía servicios similares; y un negocio de diseño con un comprador.

De la misma forma, encontró tres potenciales clientes interesados, obtuvo el OK de una persona para convertirse en socio del HUB y realizó un pre-acuerdo el alquiler de un despacho en el espacio. Por si esto no fuera poco, consiguió el compromiso para una píldora formativa en la web del HUB, planificó junto a otros asistentes un curso de inglés en estas oficinas y se acordaron tres ideas para hacer futuros Wine Downs diferentes.